Opiniones

1946- Crítica de D. Juan Francisco Bosch, sobre la exposición de miniaturas en las Galerías Augusta:

galerias-augusta-1946

 

1981- Crítica de Josep Maresma i Pedragosa, sobre la exposición en Galería Riba :

galeria-riba-1981

(traducción al castellano)

Josep Maresma i Pedragosa
Barcelona, 19-11-2014

Ciertamente no conocía la obra de esta artista y es la primera vez que me pongo delante de ella. Es tan destacable como para poder decir que tiene una base muy interesante, que sabe pintar, que tiene madera de artista y que tiene una sensibilidad patente; la cuál, junto con la manera sincera de plasmar lo que tiene delante, hace que su obra sea plenamente acertada.

Es cierto que quizá en estos momentos la vemos un poco demasiado dentro del academicismo, pero que no va hacia el hiperrealismo, y por lo tanto un poco anticuada, pero todo eso queda plenamente enmendado por la gran sensibilidad de la artista. Quizá vemos en algún momento como en “el carrer de les caputxes”, una explosión demasiado dura de luz o “Bellver de Cerdaña”,  pero eso, creo que no es otra cosa que la luz que lleva dentro de ella misma, por cuanto los paisajes están acertadísimos, con un cromatismo agradable, buena composición y con una “recreación” del propio modelo, con una personalidad llena de sensibles dones. Creo que ha estado unos cuántos años sin pintar y eso es lo que me hace ver estas cosas, pero sabe suficiente y tiene suficiente base como para enmendar estos detalles y alcanzar el lugar que por méritos propios se merece.

 

1981- Crítica de Francesc Galí en el periódico El Correo Catalán:la-vanguardia-1981

 

1983- Crítica de Lina Font (Asociación Española de Críticos de Arte), sobre la exposición en la Sala Jaimes:jaimes-1983

2014- Texto de Miquel Cazaña, artista profesional, nieto de Carmen Gandia Garriga y creador de esta web:

La vida y la obra de Carmen Gandía han sido una enorme influencia en mi vida y en mi carrera como artista.
Pude gozar y aprender de su compañía durante los primeros veinte años de mi vida y, aún hoy, trece años después de su muerte, los recuerdos son tan nítidos como profundos y bellos.

Cuando yo empecé a darme cuenta de su presencia ella ya tenía más de sesenta años. Era una persona de apariencia frágil y afable, aunque se percibía que tenía carácter y que se daba cuenta de todo a pesar de su sordera.
Así que los primeros recuerdos de mi vínculo con el arte son en buena parte fruto de la relación y las vivencias con mi abuela. Yo era un niño que enfermaba a menudo y como mis padres trabajaban muchas veces me cuidaban mis abuelos.

Tengo un recuerdo claro, lleno de magia y de luz, de cuando tenía tres o cuatro años: recuerdo entrar en su estudio y tener una revelación de lo que era su mundo y de lo que era su esencia. Había una gran mesa llena de potes de pinceles grandes, un ventanaliaia-jo-baixa-res2 inmenso (o yo lo recuerdo así) por el que entraba una inabarcable bocanada de luz que lo invadía todo, así como un potente olor a pintura al óleo. Sólo faltaba mirar a la pared y ver materializado en sus cuadros todo este escenario de magia y de luz: sus increíbles marinas con esa agua en movimiento o sus reproducciones de cuadros como “La Vicaria” de Fortuny, “El Parasol” de Goya o “La Santa Cena” de Da Vinci. Esos cuadros estaban hechos con tanta fidelidad y reflejaban tan bien la majestuosidad de una gran pintura que me permitieron, a pesar de (o gracias a) mi corta edad, respirar hasta el fondo del alma la historia de la pintura.

En un momento en el cual parece que todo vale para para provocar una reacción en el espectador, la vida y la obra de Carmen Gandia son un retorno a lo imperecedero. Una mirada a lo que no está sujeto a modas ni a temporadas. Un encuentro sencillo con la realidad, de la mano de una artista que la sabía captar con la magia y la luz que ya tiene de por sí.
En definitiva, es una mirada al figurativismo bien entendido y bien trabajado como sinónimo de calidad indiscutible.

Así que con gran ilusión os damos a conocer la vida y la obra de esta persona con talento innnato que, aunque aparentemente afable y frágil, tenía una inconmensurable fuerza interior, una gran paciencia y una no menor capacidad de trabajo y de búsqueda de lo esencial.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Opiniones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s